Imágenes de Vestido de Quinceañera 2014 y Más Alla

Hola amigos. Bienvenidos al artículo de hoy donde les enseñaré un vestido de quinceañera 2014 un hermoso vestido a la moda para tu hija en sus 15 que estoy seguro que le encantará. Es un precioso vestido que encaja con la mayoría de peinados y decoraciones.

vestidos-de-15-anos-imagenes-celeste vestidos-de-15-anos-imagenes-fondo-gris imagenes-de-vestidos-de-xv-anos-2015-corto vestidos-de-quince-blanco-y-rojo imagenes-de-vestidos-de-xv-anos-2015-negro vestidos-modernos-de-15-anos-azul vestidos-modernos-de-15-anos-brillante vestidos-modernos-de-15-anos-corto-rojo vestidos-de-15-anos-imagenes-rosado

¿Y si Jesús hubiese sido decapitado?

Los evangelios apócrifos ocultos en los registros secretos del Vaticano dicen así:
Tres días después de la crucifixión de Jesús, estaban los curiosos a la entrada de la tumba para presenciar la tan anunciaba resurrección. Y se movióse la piedra que cubría la entrada y salió Jesús del interior ante el asombro de los presentes.

Y llegóse Jesús a Magdalena, que estaba comiendo unas aceitunas y le dijo —Da de comer al hambriento y no temas, que no es la bestia la que ruge sino mi estómago, pues has de saber que no pruebo bocado desde la última cena y si ahora mismo no me alimentas prometo que me dejo caer al suelo y me muero nuevamente.

Echole Magdalena las aceitunas en las manos a Jesús y le advirtió —Pero maestro, no las tire al suelo que salen a cinco piezas de cobre la docena.
—No las tiro, mierda, se me caen por los agujeros de las manos, por cierto, mete la mano aquí mi querida Magdalena y dime que tocas —Y levantose Jesús la túnica y mostrole una enorme, palpitante, sangrante y mortal herida de lanza en su costado— Toca Magdalena, pero toca mujer, no tengas miedo que no muerde, que solo es un pulmón.
—Verá Señor, es que estoy comiendo…

En esto estaban cuando se acercó un anciano un poco defraudado con el espectáculo, pues ya había visto varias resurrecciones y numerosos milagros, y le dijo a Jesús —Oiga Joven, aquí llevamos esperando ya tres días, ha tardado demasiado, allá en mis tiempos sí que había milagros de verdad, había diluvios, arbustos parlantes en llamas, mares que se separan y los resucitados salían de las tumbas bien vestidos, aseados, afeitados y con loción varonil —Jesús le miró sin decir nada mientras seguía devorando aceitunas, y alguna que otra aceituna masticada caía de algún misterioso agujero intestinal bajo su túnica.

Y dijo el viejo — Veo que conserva las heridas…Mírese usted, no ha cicatrizado ni un poquito… ¿Y si le hubieran cortado la cabeza?

La multitud hizo caso omiso de la retahíla del viejo, y sacaron a Jesús entre aplausos y alabanzas, dejando un reguero de aceitunas sanguinolentas por el camino. Y con él a hombros, se alejaron bajo el sol del atardecer hasta perderse tras el horizonte.

  • Exclusivos vestidos de quinceañera

Hola amigos, bienvenidos al artículo del día de hoy donde podrán encontrar imágenes de vestidos de quinceañera Unas lindas imágenes con preciosos vestidos de quinceañera, de bellos encajes y diseños que seguro te encantarán. Sin mas que agregas, vamos a verlas.

La apuesta de Pascal dice que:

-Si crees en Dios y existe, irás al cielo.
-Si no crees en Dios y existe, irás al infierno.
-Si no existe Dios, no tendrá importancia si has creído o no.

Conclusión:
Lo más razonable asumiendo las tres posibilidades, es aceptar a Jesús como salvador y el Evangelio como palabra de Dios. Toda una brillante ecuación de probabilidades expuesta por un gran matemático.

Al mismo tiempo, un niño de 5 años, aún en su inocencia y escasa experiencia ante el mundo, pensó que:

– Si crees en Santa Claus y existe, entonces te traerá regalos.
– Si no crees en Santa Claus y existe, entonces no te traerá regalos.
– Si no existe Santa Claus, no tendrá importancia si has creído o no.

Conclusión:
Lo más inteligente es creer en Santa Claus.
Sea usted inteligente y comience a redactar su carta. Millones de niños no pueden estar equivocados.

Al mismo tiempo, en la Isla PhiPhi, el cazador de bebés koala llamado Hwinbei pensó que:

– Si crees en la Gran Salamandra y existe, irás al cielo.
– Si no crees en la Gran Salamandra y existe, irás a parar a su estómago.
– Si la Gran Salamandra no existe, estamos perdidos ante los demonios del pantano.

Por lo tanto, lo más razonable según el cazador Hwinbei, es creer en la Gran Salamandra y rodear tu choza con excrementos de tapir para ahuyentar a los demonios.

Lamentablemente, esto desembocó en un foco de infección que resultó con la muerte de Hwinbei. Se desconoce si finalmente fue devorado por la Salamandra, terminó en el infierno, en el Valhalla, no recibió un regalo nunca o deambula por dimensiones extrañas en busca de paz.

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *